Cómo hacer pan de hamburguesa casero, tierno y delicioso

Post patrocinado por Comeztier

pan de hamburguesa casero

Ni que decir tiene que el pan de hamburguesa casero no tiene nada que ver con el comprado.

Si lo haces tú, no sólo estás evitando un montón de aditivos que le ponen al pan industrial, sino que además ganas en sabor.

¡Y lo que vas a fardar diciendo que lo hiciste tú :-D!

Todo este tipo de panes como pueden ser el pan de molde, el pan para perritos calientes o el pan para hamburguesas puedes considerarlos bollería industrial, es decir un producto ultraprocesado, ya que para conservarlos más tiempo y que tengan esa textura tan blandita y esponjosa, la industria alimenticia, les añade un montón de aditivos y azúcares.

No todas las marcas son iguales, por eso hay que leer las etiquetas y elegir productos de calidad, por norma, cuanto más corta es la lista de ingredientes, menos procesado estará ese producto.

Otra cosa que debes saber al leer las etiquetas, es que los ingredientes aparecen por orden de cantidad, es decir, que si compras un chocolate y su pricipal ingrediente es el cacao, este debe aparecer el primero de la lista.

 

pan para hamburguesas

Me acabo de terminar de leer el libro de Carlos Ríos “Come comida real”, que me ha encantado y que recomiendo a todo el mundo.

Seguro que lo habrás oído nombrar, porque el tío está haciendo mucho ruido con el tema de los ultraprocesados. Lo dañinos que son para nuestra salud y como la industria alimenticia nos los ha metido por los ojos. Él hace un simil con la película Matrix para referirse a ellos.

Por eso te invito a que hagas tu propio pan de hamburguesa, tu sabes lo que le estás añadiendo y serán todo ingredientes naturales y de calidad.

Yo no soy mucho de hamburguesas, la verdad, me gustan, pero las como muy de vez en cuando, así que por eso no me cuesta hacer este pan y así comerme una hamburguesa de calidad.

Hacer este pan de hamburguesa casero es fácil, lleva pocos ingredientes y los encuentras todos en el supermercado, pero sí necesitarás algo de tiempo, ya que como todos los panes, hay que esperar a que las levaduras hagan su trabajo, así que tienes que estar pendiente del proceso.

Vas a necesitar harina de fuerza, yo he usado la harina de fuerza de la marca Comeztier y levadura prensada fresca, que la consigues en cualquier supermercado (en las neveras).

 

harina de fuerza Comeztier

Pero quizás no sepas que es la harina de fuerza y para que se usa, te lo explico.

¿Qué es la harina de fuerza y para que se usa?

Antes de nada, te tengo que decir que cualquier harina sirve para hacer pan, eso sí, depende del tipo de pan que quieras hacer.

El elemento clave en una harina panificable es el gluten, aunque hay panes sin gluten, pero esa es otra historia de la que ya hablaremos en otro momento.

El gluten es una proteína que poseen algunos cereales como el trigo, la cebada, el centeno, etc. combinada con almidón.

En el caso del trigo, el gluten se compone de gliadina y glutenina (90%), lípidos (8%) y carbohidratos (2%).

Las gluteninas son las que le aportan a la masa la elasticidad y tenacidad y las gliadinas la viscosidad y extensibilidad.

El gluten es lo que hace que una harina sea panificable, junto con la fermentación, es lo que hace que la masa crezca, coja volumen y sea elástica y nos dé masas esponjosas.

Para hacer pan, por lo general necesitamos una harina “panificable” o “de fuerza”.

Pero ¿qué es la fuerza?

No, no estamos hablando de “la fuerza” de los maestros Jedis de Star Wars 😀

La fuerza panadera (W) es el conjunto de calidades plastoelásticas medidas por la energía necesaria para deformar una cantidad de masa. Para medir la fuerza se suele usar un aparato llamado alveógrafo.

Partiendo de esta definición salen los tipos de trigo que se usan en la Península ibérica, y que se clasifican medidas por su fuerza en función del porcentaje de proteínas que posean.

Podemos distinguir entre:

  • Harinas de gran fuerza: tienen un porcentaje muy alto de proteínas, superior al 13%. Se suelen usar para productos tipo brioches o panettones.
  • Harinas de fuerza media: Siguen teniendo un porcentaje alto de proteínas, ente un 11 y un 13%. Son las que se usan en general para hacer bollería, tipo croasants, hojaldre o panes enriquecidos.
  • Harinas panificables: Su porcentaje de proteínas está entre el 9 y el 11%. Como su nombre indica, se usan básicamente en panadería.
  • Harinas flojas: Su porcentaje proteico está entre el 7 y el 9%, se usan para bizcochos, bollería y recetas de cocina, tipo bechamel.

Espero que te haya aclarado un poco las ideas, y que cuando vayas a comprar harina ya no te suene a chino eso de harina panificable o harina de fuerza 😉

Y si quieres ver más recetas de panes fáciles y saludables, mira esta de pan de espelta o esta otra de pan de molde integral.

Y ahora sí, vamos con la receta.

 

Cómo hacer pan de hamburguesa casero

Receta para hacer pan de hamburguesa

Pan de hamburguesa

Cómo preprarar panes de hamburguesas caseros, tiernos y esponjosos.
Tiempo de preparación30 min
Tiempo de cocción15 min
2 horas 30 min reposo2 h 30 min
Tiempo total3 h 15 min
Plato: Panes
Cocina: Internacional
Raciones: 4 panes
Autor: Rosa Ventura

Ingredientes

  • 90 g de leche entera
  • Unas gotas de zumo de limón
  • 180 g de harina de fuerza COMEZTIER
  • 90 g de harina de repostería COMEZTIER
  • 40 g de azúcar
  • 1 cucharadita de sal fina
  • 1 huevo
  • 1 yema de huevo
  • 15 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 5 g de levadura fresca prensada
  • 1 clara de huevo (para pincelar)

Elaboración paso a paso

  • En un bol vertemos la leche y le añadimos unas gotitas de zumo de limón. Removemos y esperamos unos 5 min hasta que la leche se corte.
  • Añadimos las harinas, el azúcar, la sal, el huevo entero y la yema, removemos para mezclar bien los ingredientes y amasamos con las manos* durante  unos 5 min o hasta que tengamos una masa homogénea y manejable.
  • Incorporamos la mantequilla, que debe estar blanda y la levadura fresca desmenuzada con las manos. Mezclamos bien y seguimos amasando hasta que veamos que está todo bien ligado.
  • Formamos una bola y la colocamos en un bol previamente untado con un poco de aceite. Cubrimos el bol con film, con una bolsa o con un paño y dejamos reposar hasta que la masa doble su volumen, esto dependerá de la temperatura ambiente*, pero aprox. 1 h y media.
  • Espolvoreamos un poco de harina sobre la encimera y ponemos la bola encima. Amasamos un poco aplastando la masa, para que se rompan las burbujas de aire que se habrán formado durante la fermentación.
  • Dividimos la masa en 4 partes iguales y formamos 4 bolas. Las colocamos en la bandeja del horno sobre papel de hornear, separadas entre ellas. Las cubrimos con un paño humedecido y dejamos reposar otra hora más*.
  • Precalentamos el horno a 190 ºC.
  • Batimos la clara de huevo y con un pincel de cocina la extendemos sobre los panes. Si quieres puedes espolvorear por encima semillas*.
  • Metemos en el horno en la zona central y horneamos entre 15 y 18 min, hasta que los veas doraditos. Sacamos del horno y los dejamos enfriar antes de usarlos.

Notas

Sugerencias:
  • Todo el proceso de amasado lo puedes hacer más fácil y rápido a máquina, si tienes alguna amasadora, robot de cocina, thermomix o kitchenaid.
  • Los tiempos de levado varían en función de la temperatura ambiente, cuanto más calor haga más rápido subirá la masa.
  • En el segundo levado, sabrás que la masa a fermentado si presionas ligeramente con un dedo sobre ella y esta vuelve a su sitio.
  • Las semillas enriquecen este pan y le dan un acabado más bonito, yo usé en esta ocasión, semillas de amapola, semillas de lino marrón, pipas y semillas de sésamo.

Fuente receta: del libro «Panadería y bollería I» Introducción a la panadería. Masas, panes y panecillos. De Thermomix®

 

Suscríbete a mi Newsletter
Y descárgate gratis esta plantilla para organizar tus menús semanales

 

100% libre de spam. Podrás darte de baja cuando quieras.

No Comments

Post A Comment