helado de yogurt y limón

Tan rico como fácil de hacer, es este helado de yogurt griego. Quien puede resistirse a un delicioso helado casero, sano y natural, sin conservantes ni colorantes.

Tengo que confesar que los helados son mi perdición! especialmente los de sabores ácidos como este, si pudiera comería helados a todas horas, todos los días, pero claro hay que controlarse, todo con moderación, porque como se suele decir “un minuto en la boca, toda la vida en las caderas” 🙂

Esta receta es del libro “Helados, un placer para el paladar” de Susanna Tee, una auténtica tentación. Ya iré haciéndo más recetas de este magnífico libro, aunque no sabes ni por cual empezar, en realidad escogí esta para empezar, porque me encanta el helado de yogurt y porque es muy facilito para aquellos que nunca se han atrevido con un helado, este no les va a costar nada, fácil, fácil, ánimo que merece la pena.

Receta de helado de yogurt griego y limón

Helado de yogurt griego y limón

Helado de yogurt griego y limón
Plato: Repostería-helados
Cocina: Internacional
Keyword: helado de yogurt y limón
Autor: Rosa Ventura

Ingredientes

  • 500 ml de yogurt griego 4 yogures
  • 150 ml de nata espesa
  • 100 g de azúcar glass
  • 6 cucharadas de zumo de limón 1-2 limones

Elaboración paso a paso

  • Exprimimos los limones, necesitaremos 6 cucharadas soperas.
  • Mezclamos en un bol la nata, los yogures, el zumo de limón y el azúcar glass hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Vertemos la mezcla en un recipiente apto para congelador (yo usé un táper) y lo metemos en el congelador sin tapar.
  • Cuando hayan pasado entre 1 y 2 horas y la mezcla esté empezando a cuajarse por los bordes, lo sacamos del congelador y lo batimos de nuevo, en el mismo recipiente. Puede hacerse con un batidor de mano, una batidora eléctrica o similar, y lo volvemos a meter de nuevo en el congelador.
  • Repetimos el paso anterior. Podemos repetirlo una vez más si tenemos tiempo, si no, con dos veces es suficiente.
  • Una vez hayamos terminado con este proceso, tapamos el recipiente para conservarlo en el congelador.

Notas

Con este proceso lo que se consigue es romper los cristales de hielo, y así obtendremos un helado más cremoso. Si tenemos heladera eléctrica el proceso es más sencillo, sólo hay que seguir las instrucciones del fabricante. Yo no tengo, así que uso el sistema rústico, a mano.
* En cualquier caso siempre hay que sacar el helado con antelación del congelador a la hora de comerlo.

 

 

Suscríbete a mi Newsletter
Y descárgate gratis esta plantilla para organizar tus menús semanales

 

100% libre de spam. Podrás darte de baja cuando quieras.